viernes, 27 de marzo de 2009

EDUCACIÓN PÚBLICA, SITUACIÓN ACTUAL


Guanerjes Cedeño
Responsable Político
Facultad de Educación
BPU-JC-BPR


La Educación plena, en todas sus dimensiones e implicaciones, debe ser el recurso mas extraordinario para adecuar al hombre y prepararlo, no solamente para la vida individual, sino también para una adecuada y justa convivencia social. Este proceso comienza desde que estamos en el vientre de nuestra madre, hasta la postrera despedida de las cosas...la vida es un permanente aprendizaje, como lo señala nuestro gran maestro, y padre de la latinoamericanidad José Martí.

Pero en nuestro país, este continuo proceso de aprendizaje, se ve truncado, más abruptamente en la fase en que entramos al "Sistema Educativo", cuando ingresamos al nivel básico, intermedio y medio; ya que este sistema no es apto para realmente formar al individuo en un sistema social de colaboración recíproca, o por lo menos para ser más crítico frente al actual deformado sistema social; este "Sistema Educativo" es eficaz para producir autómatas, personas carentes de una visión integral, compleja,diversa y crítica del mundo que nos rodea.
Los grandes "sabios" o especialistas en educación en los distintos gobiernos, en cada período, se han contentado en reproducir este obsoleto sistema "memorístico", anticientífico, mediocre, falto de contenidos, enajenante; sabemos porqué...porque responde a la ideología de la clase dominante, en nuestro país una bulgar oligarquía que quiere seguir en el poder, utilizando este aparato ideológico.
Nuestra Organización se pronuncia ante la falta de equidad por parte del Ministerio de Educación, en relación a la apertura de clases en los centros de enseñanzas privados, y no así en los públicos dejándolos de esta manera en un segundo plano.

Es una falta de respeto hacia los estudiantes, docentes y hacia la ciudadanía la manera en que se siguen manejando "las políticas educativas", si es que se le puede llamar así. Como es posible crear un calendario escoral desigual, uno para la clase pudiente (con algunos que no siéndolo, hacen un esfuerzo de pagar una educación privada, en vista de lo nefasto del sistema público) y otro para el amplio y mayoritario sector popular en nuestro país, cuando no han cumplido todavía con el adecuado mantenimiento de las escuelas. Y los problemas de siempre, cual círculo vicioso: La baja calidad educativa, programas obsoletos de enseñanza y aprendizaje, baja matrícula, deserción escolar, programas superficiales de contenido educativo, una transformación curricular inestable, falta de planificación, etc.

En conclusión, necesitamos no una reforma educativa, sino una Revolución Social, que atañe como prioridad en esa agenda el tema de una verdadera e integral Educación en cada uno de los saberes y avances científico-técnicos, culturales con nuevos modelos pedagógicos que vayan a tono con las necesidades sociales y económicas de nuestro país.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada