lunes, 21 de septiembre de 2009

A la Comunidad Universitaria


RECIBA EL ESTAMENTO DOCENTE, ADMINISTRATIVO Y ESTUDIANTIL UN CORDIAL SALUDO, LES DESEAMOS TODO BIEN EN SUS RESPECTIVOS ROLES Y QUE ESTE SEGUNDO SEMESTRE SEA DE ALTO RENDIMIENTO Y PROYECCIÓN ACADÉMICA, POLÍTICA, CULTURAL, DE INVESTIGACIÓN Y EXTENSIÓN UNIVERSITARIA, PARA PROVECHO DE LA COMUNIDAD NACIONAL Y LA SOCIEDAD PANAMEÑA A LA CUAL EN PRIMERA Y ÚLTIMA INSTANCIA NOS DEBEMOS.
I. A NIVEL MUNDIAL se mantiene a ritmo la crisis económica, que todavía no nos ha golpeado a severidad para nuestra fortuna, ya que el actual gobierno plantea medidas que solamente protegen al sector financiero, (que precisamente son los grandes responsables de las crisis, por ahogar a los sectores verdaderamente productivos como el industrial y agropecuario) en detrimento de los sectores populares y de la clase obrera. Continúa la depresión, a pesar de las medidas de contención y de corrección económico-financieras, aplicadas principalmente por los gobiernos de Estados Unidos y los países que conforman la comunidad política y económica de la Unión Europea y de las declaraciones de los “gurús” de las instituciones de crédito mundial que vaticinan una escamoteada salida a la crisis. De acuerdo a las proyecciones y estudios serios, de economistas no mediatizados por los países del centro y por los bancos mundiales e instituciones internacionales de crédito, no se perfila en el horizonte una pronta salida a esta crisis que sigue causando por ejemplo, sólo en EU la calamitosa cifra de cientos de miles de despidos cada mes, y que es la radiografía de la pobreza en Estados Unidos, la más cruda y severa desde 1997, que afecta hoy a casi 40 millones de ciudadanos. Una consecuencia directa de la recesión que golpea al país desde 2007 y que, al final de 2008, castigaba a 13.8% de la población con una reducción sustancial de sus ingresos o la pérdida de su empleo, la extinción de su seguro médico o la evaporación de sus ahorros o de sus fondos de jubilación. Según el estudio Ingresos, pobreza y seguro médico en 2008, un total de 39.8 millones de personas en los Estados Unidos, se situaron por debajo del umbral de pobreza, es decir, 2.5 millones de personas más que en 2007.
El panorama en nuestros países subdesarrollados y explotados todavía por el imperialismo en cualquiera de sus manifestaciones, es por supuesto más terrible e indignante, verbigracia, el número de personas que padece hambre crónica mundialmente ascendió a mil 20 millones pese al incremento en la producción de alimentos, según fuente de la Organización de Naciones Unidas (ONU). Con un cuadro verdaderamente dantesco en los súper explotados países de África, muchos todavía colonias y saqueados por las empresas del primer mundo, dedicadas a la explotación de diversos recursos naturales y sobre todo minerales para la industria electrónica, armamentista, de telecomunicaciones y otras afines. En Latinoamérica se hace sentir la crisis, sobre todo en los países que no cuentan con gobiernos verdaderamente populares y al servicio de la clase trabajadora; en Bolivia, Ecuador, Venezuela y desde hace 50 años la heroica Cuba, verdaderamente prima el interés económico nacional, por encima de los apetitos del gran capital internacional, y su población cuenta con servicios y medios básicos asegurados por el Estado, como vivienda, trabajo, educación, cultura, agua potable, seguridad alimentaria y demás, así como Soberanía y dignidad como pueblo.
Es por estas conquistas, que como verdaderos patriotas panameños y latinoamericanistas, debemos condenar todas las políticas de agresión y control que pretenden imponer los imperialistas estadounidenses (en alianza con los gobiernos vendidos y antipatriotas como el paramilitar y corrupto de Álvaro Uribe en Colombia), en los países que se alzan con las banderas del ALBA (Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América), verdadero proyecto grannacional, popular y revolucionario, que plantea verdaderas soluciones para nuestros pueblos de Iberoamérica con más de 500 años de explotación a cuestas y que en esta hora de marcha decidida, alimentada por la larga historia de lucha revolucionaria, antioligár-quica y antiimperialista de nuestros pueblos y sus vanguardias en armas, están forjando verdadera unidad en la lucha económica, social, política, ideológica y cultural, en contra del fracasado Capitalismo y Neoliberalismo.

¡No a la operación conjunta de bases militares en Colombia!
¡Viva el ALBA como proyecto de liberación de nuestros pueblos!
II. EN NUESTRO PAÍS siguen sin respuesta concreta, miles de panameños que carecen de viviendas dignas, trabajo, agua potable y servicios públicos, alimentación y de un transporte público eficiente…pasa el tiempo y no vemos hacer realidad las fantásticas promesas de campaña, del que prometió “un verdadero cambio”, y que no sea la campaña mediática y de cortina de humo del ahora nuevo “viajero frecuente” Ricardo Martinelli.
Tampoco hay justicia, fueron absueltos los infames miembros del SPI que dieron una golpiza a inermes panameños que protestaban pacíficamente en la Presidencia, en el todavía pendiente caso de los envenenamientos por el dyetilenglicol; también fueron brutalmente desalojados por la policía, varias familias precaristas en Chepo, inclusive ancianos y madres con sus hijos en brazos y otras embarazadas fueron brutalmente reprimidas, por el solo hecho de estos padres, de darles un hogar a sus hijos, en una época en donde no hay efectivas soluciones de vivienda; fue liberado un peligrosísimo criminal, y la delincuencia que no es efectivamente combatida con planes de Estado en materia criminológica, que abarcan por supuesto, toda una serie de políticas sociales y no solamente la represión y que debe ser dirigida también a las cabezas de las organizaciones y bandas criminales, que son por cierto, “cocotudos” a los que no llegan los operativos de “profilaxis social”.
La corrupción ya es manifiesta en el gobierno de “los locos”, desde el jefe, pasando por el Alcalde “bailarín” en cuanto a unos chequecitos para viajes, de dudosa justificación. Prometió en campaña viajar con sus propios fondos y avión personal, y ahora manifiesta la “necesidad” del Estado de adquirir una aeronave, (cuando en el proselitismo político dijo que no se compraría) a un costo millonario, como burla a un pueblo, con verdaderas y urgentes necesidades vitales. Sigue el reiterado aumento del combustible, que agobia a todos, por la descarada protección a las grandes compañías petroleras, amparo que le han brindado los anteriores gobiernos y que brinda el actual, en detrimento de los panameños y de justos acuerdos propuestos por pueblos hermanos productores de crudo, ejemplo Venezuela. De la Canasta Básica ni hablar, sigue en las nubes, con toda y la campaña de “cadena de frío” que ha de ser un mecanismo más de explotación de los empresarios intermediarios y de los dueños de supermercados, en donde precisamente, Martinelli es juez y parte; no hemos visto que en sus propias empresas de alimentos y supermercados bajen los productos, y ni soñar que lo hará en este sector de la economía completamente oligopólico, ya que se ponen de acuerdo en los altos y criminales precios en los productos de primera y vital necesidad, demostrando que es una gran falacia el famoso autocontrol del mercado, o ley de la oferta y demanda, en detrimento de la alimentación y salud de este pueblo, de la niñez en la cual es fundamental para su sano crecimiento y pleno desarrollo de las funciones cognoscitivas, una adecuada y variada ingesta de alimentos, igualmente las madres en gestación, el fatigado trabajador que aporta su fuerza de trabajo en todas las actividades económicas, y del anciano cumplido, en una etapa que requiere tantas atenciones.
Todos a organizarnos y a construir fuerza social y política para darnos un futuro luminoso que nos merecemos, y no el ocaso lleno de nubarrones que nos preparan los mismos políticos de siempre, los que siempre han gobernado, los de la derecha, con sus políticas de miseria para las mayorías y de beneficio y lucro al mismo sector privilegiado de clase oligárquica y empresarial explotadora.
¡Viva la Clase trabajadora panameña!
¡Los estudiantes a estudiar y a luchar!¡La pelea es… peleando!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada