jueves, 24 de septiembre de 2009

AL BORDE DE LA MUERTE UN CAMARADA


COMPAÑERO ALVARIÑO AYARZA
Con sueter rojo, aparece en la actividad de toma de presión en la Facultad de Educación la semana pasada.

Hace poco, el día 2 de este mismo mes, nos manifestamos entregando volantes, en la parada principal de la Universidad de Panamá, como ciudadanos y estudiantes conscientes de la problemática social; denunciamos ante los medios masivos de comunicación, el flagelo de la criminalidad que sigue azotando, inmisericorde, a la población más vulnerable de nuestro país, fundamentalmente en nuestras barriadas y barrios populares.
En esa protesta se encontraba de forma entusiasta, como siempre lo es, nuestro compañero y camarada Alvariño Ayarza, estudiante de IV año de Licenciatura en Educación, militante comprometido de nuestra Organización, en la Facultad de Educación; padre y esposo ejemplar, universitario y trabajador sumamente responsable y cumplido, quien precisamente es ahora una nueva víctima de la violencia, al recibir este fin de semana, quince puñaladas en distintas partes de su anatomía, mientras llegaba a su residencia en Panamá Oeste, después de una larga jornada de trabajo honrado. Hecho vil y brutal perpetrado por la delincuencia del patio, que lo mantiene hospitalizado bajo estricta observación médica; no pudieron matarlo porque su cuerpo y su ejemplo es fuerte, y su estatura de gigante moral nos infunde más ánimo para despertar más consciencias y que el clamor popular de seguridad para el Pueblo, se escuche cada vez más alto. Nos reafirmamos en lo planteado:”Toda esta degeneración social, es consecuencia de este egoísta sistema de explotación capitalista, de la aplicación del modelo económico neoliberal antes y después de la Invasión del 89 hasta hoy; y de la partidocracia, que han generado en nuestro país los niveles de delincuencia, de inseguridad, de pobreza, miseria y del deterioro de los más altos valores de la convivencia humana.
En el gobierno PRD anterior se disparó el índice de criminalidad, y demostraron ser unos incapaces también en esta problemática, y en lo que va del actual (en donde están también los panameñistas, que han tenido dos mandatos presidenciales del período al cual nos referimos, y que no resolvieron nada) los hechos delictivos siguen creciendo vertiginosamente, a pesar de las fanfarrias de guerra contra la delincuencia y del show mediático de “el loco”.
No se combatirá eficazmente este problema social, mientras no existan verdaderas y serias políticas de Estado en materia educativa, deportiva, laboral, cultural, de prevención del delito, de verdadera resocialización y sobre todo, de distribución de la riqueza producida socialmente, ...y por supuesto, al final si es necesario, la aplicación justa y científica de la represión hacia la criminalidad y no al pueblo cuando protesta por sus justos derechos."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada