martes, 26 de julio de 2011

MONCADA, PUNTO DE PARTIDA.


















El acontecimiento más trascendente de la historia contemporánea cubana vuelve a despertar a Santiago con su tableteo de ametralladoras y el tiroteo de armas de distintos calibres. Los atacantes del Moncada regresan cada día y reivindican la memoria del Apóstol José Martí en el año de su centenario. ¿Quién duda entonces que esos jóvenes, multiplicados en el pueblo, siguen siendo las “columnas morales de la patria” como los calificó Fidel.

Tal como lo anticipara en su alegato durante el juicio por los sucesos del "Moncada”: "Mis compañeros (...) no están ni olvidados ni muertos; viven hoy más que nunca (...). Aquellas palabras y aquellos hechos gestados con armas sacadas del espíritu y del desprendimiento de muchos hijos de trabajadores, marcaron el nacimiento de la Revolución Cubana. Eso fue el asalto al cuartel Moncada, un punto de partida.

A 58 años de este golpe de clarinada que puso al país de pie, esta jornada del 26 de Julio, Día de la Rebeldía Nacional, confirma que cada generación, luego del triunfo revolucionario de 1959 ha tenido su Moncada.

Aquel domingo de Santa Ana sigue señalando caminos. De la sangre y el sacrificio de los héroes y mártires del 26 de julio continúa resurgiendo la semilla sembrada en las guerras de 1868 y 1895. La madre tierra aún mantiene viva las raíces de aquellos árboles y el Moncada es también árbol que retoña cada año. Pasarán siglos y seguirá creciendo en la memoria colectiva. Con seguridad no habrá leñador capaz de derribarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada