lunes, 19 de abril de 2010

Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra.


Nuestra organización, el BLOQUE POPULAR REVOLUCIONARIO (BPR) DE PANAMÁ, saluda a los delegados que participan en la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra.
Nuestro país al igual que el resto de los pueblos del hemisferio sur, países de la tricontinental tercermundista, países dependientes del capitalismo imperialista, está atravesando por una vertiginosa destrucción de sus ecosistemas tanto terrestres, acuáticos, y marinos. Desde la conquista española como del resto de países desarrollados de Europa y posterior llegada del imperialismo norteamericano, nuestro continente ha sido víctima de cuanta política rapaz con ayuda y beneplácito de las oligarquías cipayas de nuestro continente se hayan podido aplicar.
Producto del acelerado desarrollo de las fuerzas productivas impulsado por la expansión de los mercados y el reparto del mundo, la división social del trabajo, y por ende la división internacional entre países ricos y pobres reflejada en el mundo a partir de la contradicción trabajo-capital, reafirma la contradicción y lucha de clases antagónicas, y se plasma con total claridad como la causa fundamental de la mayoría de los males que aquejan al planeta, madre tierra y pueblos pobres, de trabajadores de los campos y ciudades.
Los recursos naturales en general, y como parte de la naturaleza, los recursos humanos en particular han sido prisioneros, cautivos, y esclavizados por una minoría empresarial, burguesa en nuestros países, y por una minoría de países imperialistas con sus empresas multinacionales y transnacionales en nuestros continentes subdesarrollados, atrofiados y condenados a vivir un infierno en vida.
Hoy, en algunas patrias, principalmente las llamadas Bolivarianas, se está generando un cambio, un movimiento de alcances sin parangón en nuestra historia, mas allá a propósito del bicentenario de la independencia de las gestas heroicas contra el podrido sistema feudal español. Hoy no es la mescolanza pluriclasista con abanderados criollos de libertad y progreso los que nos llaman a la acción, no es la liberación de la esclavitud como sistema, para ponerle los nuevos grilletes del “modo de vida americano” a indios, negros, mulatos o mestizos de las nuevas repúblicas americanas, en las que simplemente se llegó a un “nuevo contrato con un nuevo amo”.
Hoy camaradas, con el tema de la destrucción del planeta y el cambio climático, como con el eterno tema de la pobreza, del atraso tecnológico, el racismo, la ignorancia, las amenazas de invasión, golpes de estado, y el resurgir de movimientos y gobiernos fascistas, hoy más que nunca debemos tener claridad ideológica y política, la audacia, la creatividad, la dignidad y la firmeza para orientar, organizar y movilizar a nuestros pueblos a la toma del poder político del Estado, que también es poder cultural y ecológico. Todo es parte de una sola y misma responsabilidad. No podemos pensar o soñar que con una visión desintegrada de la realidad, segmentada y por ende alienada vamos a lograr el cambio verdadero, progresista, antiimperialista, con justicia social y sostenibilidad ambiental que tanto pregonamos.
Que el indígena, que el estudiante, que el obrero, el desempleado, las amas de casa, los profesionales honestos, en fin, todo aquel que tenga todas las razones para luchar, no sea simplemente un ente, un ser individual; que el obrero, que el indígena, que el estudiante, que el pueblo en general se una en un solo proyecto, que vaya en una misma dirección, con un solo objetivo de unidad en la teoría y en la práctica, que no es otra cosa que la revolución socialista latinoamericana. Creemos que de esta manera lograremos en eventos de esta índole, sobre temas particulares, como los ecológicos, los culturales, los económicos y demás, una lógica en el método para sacar más y mejores resultados para derrotar a nuestro enemigo común, el imperialismo y sus aliados criollos.
Busquemos las formas adecuadas de que el petróleo, el gas, el carbón, el cobre, el litio, el uranio, los peces y el agua para beber, y cuanta riqueza emane de la madre tierra para los pueblos que viven en su superficie sea utilizado de una manera racional, sostenible, sin perjudicar el planeta, que es nuestro único lugar para vivir, recordando el proverbio del pueblo Siux “No heredamos la tierra de nuestros antepasados, la tomamos prestada de nuestros hijos”.
POR LA UNIDAD Y LIBERTAD DE LOS PUEBLOS DEL MUNDO,
¡PATRIA O MUERTE! …VENCEREMOS

Bolivia, Cochabamba. 19-22 de abril 2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada