martes, 24 de noviembre de 2009

Presión policial permanente en comunidades Naso



Panamá, 23 de noviembre de 2009

Las 40 familias del pueblo originario Naso que resisten el embate policial en las comunidades de San San Drui y San San (Bocas del Toro, Panamá) recuperaron ayer domingo posiciones y levantaron tres ranchos en el terreno en disputa con la empresa Ganadera Bocas y del que han sido desalojados violentamente en dos ocasiones este año (el pasado jueves 19 de noviembre y el 30 de marzo). Con los restos de las casas destruidas por la maquinaria Bocas y en un clima de tensión por las permanentes amenazas del retén policial que permanece en el terreno, mujeres, hombres y jóvenes levantaron los ranchos, prendieron la hoguera y cocinaron de nuevo en sus tierras. Para lograrlo, soportaron disparos al aire de la Policía Nacional con munición real calibre 12 y la amenaza a gritos de disparar gases lacrimógenos si trataban de recuperar la madera de sus casas derruidas y que ahora es utilizada por los policías para guarecerse.
Los controles policiales en el acceso a Drui también se han intensificado después de un tractor de la empresa Ganadera Bocas cayera al río Drui de manera, aparentemente accidental, aunque las autoridades acusan a los moradores del hecho. Ahora, sin mediar resolución legal alguna, la Policía impide el acceso a la zona de forma arbitraria. Esta mañana (lunes) un miembro de una Organización No Gubernamental norteamericana, que traía seis quintales de semillas para las comunidades Naso, no pudo acceder al territorio y se obligó a los moradores a salir en busca de la pesada carga por el camino enlodado y cada vez en peores condiciones por el uso que hacen de él las máquinas de la empresa.
Se hace un llamado urgente a la comunidad internacional para que reaccione ante esta violación de los derechos humanos fundamentales, incluidos la libre circulación, a la alimentación o a la autodeterminación indígena.


Paco Gómez Nadal
FIRMA: SOLIDARIDAD NASO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada